Imagen cortesía de: cdn.rt.com/actualidad

Uno de los motivos de orgullo con respecto al idioma español es el uso de la letra Ñ. Tanto así, que dicha letra se puede considerar como la principal característica cultural del castellano. La letra Ñ no siempre ha existido. De hecho, ni siquiera en el latín, la cual es la lengua predecesora del español, existía ni la letra ni su particular sonido. ¿Cómo se originó, entonces, la misma? En el presente artículo, se responderá dicha pregunta.

El origen de la principal característica cultural del castellano

La historia de esta letra viene desarrollándose desde la Edad Media. El origen de la misma está estrechamente relacionado con la evolución del latín, el cual fue transformándose en un conjunto de idiomas románticos, como por ejemplo, el italiano, el francés, el portugués y, por supuesto, el español. Desde aquel entonces, el origen de la letra empieza con la combinación del sonido palatal y nasal, es decir, la letra comenzó a pronunciarse juntando el paladar con la lengua.

Los escribanos de la Edad Media querían que el sonido de la letra Ñ se expresara de la forma más apropiada posible. Por ello, crearon diversas maneras de calcar dicho sonido en los textos. Esto hizo que en el siglo IX nacieran 3 diferentes formas de representar el sonido:

  • Con una doble N, es decir, usando NN, se podía representar el sonido (Ejemplo: Anno para referirse a año).
  • Con un GN, podía representarse el sonido (Ejemplo: Lignu se refería a leño).
  • Con un NI, seguido de una vocal (Ejemplo: Hispania se refería a España).

Estas 3 formas de representar la letra Ñ generaron confusión. Por eso, los escribanos cambiaron la manera de representarla, colocando una pequeña raya encima de la letra N, conformándose así la letra Ñ actual. El uso de la Ñ fue extendiéndose, hasta que en el año 1942 Antonio de Nebrija la incluyó en la primera gramática del castellano.

Aunque existen otras lenguas que utilizan la Ñ, como el asturiano y el gallego, además de diversas lenguas indígenas, no cabe duda de que la letra Ñ sigue siendo la principal característica cultural del castellano.

Dejar respuesta